Información al paciente sobre tomografía axial computarizada (TAC)

¿Cómo funciona?

La tomografía axial computarizada (TAC) permite obtener imágenes tridimensionales del cuerpo utilizando rayos X. Un tubo de rayos X que gira alrededor de su cuerpo genera a la vez varias imágenes de las capas finas de su cuerpo. Con la tecnología moderna de 3D, estas imágenes de capas pueden utilizarse para crear imágenes detalladas tridimensionales de órganos, huesos y vasos con la máxima precisión.

¿Cuándo se emplea la TAC?

Empleamos la tecnología TAC tanto en el diagnóstico (especialmente en las áreas de la cabeza, el cuello, el tórax, el esqueleto abdominal y los vasos), como para la terapia contra el dolor mínimamente invasiva de la columna vertebral. Mediante el control por TAC, los fármacos se inyectan directamente en las raíces nerviosas (terapia perirradicular, TRP) o en pequeñas articulaciones vertebrales (infiltración facetaria). La implementación de esta terapia con control por TAC permite alcanzar el mejor éxito posible con el menor riesgo al mismo tiempo.

¿Cómo se realiza la prueba?

El tiempo de exploración por TAC es de 30 segundos a 3 minutos. Si se van a examinar los órganos abdominales, deberá beber un líquido de contraste altamente diluido unos 45 a 90 minutos antes de la exploración por TAC. El contraste llena los órganos huecos (estómago, intestino delgado e intestino grueso) mejorando significativamente el diagnóstico radiológico de los mismos. El líquido de contraste también se inyecta en vena, lo que permite detectar inflamaciones y tumores