Información al paciente – La tomografía volumétrica digital DVT

¿Cómo funciona?

La tomografía volumétrica digital (TVD), también denominada tomografía computarizada de haz cónico (CBCT), es un método radiológico en 3D especialmente suave para el cuerpo. La radiación administrada es 3 veces inferior a las TC convencionales, pero ofrece imágenes con una resolución cuatro veces mayor. Incluso se producen menos artefactos tales como los causados por restauraciones metálicas, implantes, tornillos, clavos o placas.

¿Cuándo se emplea la DVT?

Debido a una muy baja exposición a la radiación y a la mayor resolución de la imagen, la TVD es preferible a la TC en el diagnóstico de enfermedades del sistema esquelético, por ejemplo, para analizar la mano, el codo, la rodilla y el pie. La DVT se utiliza principalmente para el diagnóstico de: reumatismo, gota, inflamaciones, lesiones, fracturas óseas, osteoartritis, para la planificación protésica y el aflojamiento de prótesis.

¿Cómo se realiza la prueba?

Según el diagnóstico a realizar, para la prueba de DVT estará sentado o de pie. Planificamos el proceso de análisis con exactitud utilizando un láser 3D, de modo que solo se expone a radiación el área de diagnóstico. A continuación, un tubo de rayos X y un detector rotan alrededor de la región a examinar, por ejemplo, la mano. Así generamos un volumen de datos anatómicos de alta resolución y tridimensionales con los que podemos reconstruir cortes tomográficos como en la TC en cualquier dirección espacial.